¿Puedo hacer algo más con las facturas adeudadas que decorar la oficina?

            Evidentemente sí, en Litiscan Abogados podemos ofrecerle una alternativa a esas innumerables facturas que han pasado a formar parte del mobiliario de la oficina. Para ello analizaremos someramente la figura del denominando proceso monitorio.

            El monitorio es un proceso por el cual, de forma sencilla, podrá reclamar las deudas que tenga en su poder, siempre y cuando éstas cumplan con unos requisitos, es decir, las deudas han de estar determinadas, líquidas, vencidas y de cualquier importe. Además, han de estar en un soporte determinado, como por ejemplo, en factura, albaranes, certificaciones, gramas, telefax o cualesquiera otros documentos que, aun unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que aparezca existente entre acreedor y deudor.

Una vez evidenciemos que nos encontramos ante un documento de los admitidos para iniciar un monitorio, el siguiente paso que deberemos andar será  presentar en el Juzgado de Primera Instancia competente, el del domicilio del deudor, una petición para que en el plazo de 20 días se requiera a éste para que nos abone el importe que nos adeuda o en ese mismo plazo se oponga al pago con algún motivo acreditado, iniciándose así el juicio que corresponda según la cuantía de nuestra deuda. Siendo el juicio ordinario el cauce apropiado si nuestro montante no supera los 6000 euros, y el juicio ordinario si efectivamente se superaran.

Puede ocurrir que no comparezca el deudor, en este supuesto, el Secretario Judicial nos dará traslado (al acreedor) para que instemos el despacho de ejecución, y de esa manera podamos satisfacer nuestra pretensión.

Esta solución fácil y cómoda, podemos hacerla valer en los supuesto de Comunidades de propietarios de inmuebles urbanos, cuando un vecino adeude los gastos comunes de la misma se podrán seguir los pasos ya explicados, siendo para ello competente, también, el Juzgado del lugar donde se halle la finca.

Como conclusión, una factura o documento por el cual nos adeudan una cantidad puede tener otra función distinta a la de objeto de oficina y, además, hacerla valer no supone un gran esfuerzo gracias a los mecanismos con los que nos encontramos en nuestro ordenamiento jurídico, como en este caso el proceso monitorio, el cual nos aporta una solución relativamente rápida y sencilla.

Realizado por Elena Calero Medina para “Litiscan Abogados” bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España (CC BY-NC-SA 3.0))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s