Me han elegido para ser jurado, ¿estoy obligado a serlo?

El artículo 125 de nuestra constitución establece que, a través del Jurado, el ciudadano participa directamente en la administración de justicia.

   El Tribunal del jurado tiene como función emitir el veredicto en los juicios por delitos de homicidio, amenazas, omisión del deber de socorro, allanamiento de morada, incendios forestales y aquellos cometidos por los funcionarios en el ejercicio de sus cargos. La convicción del Tribunal del Jurado será el resultante de la votación de sus nueve miembros después de deliberar.

La función de Jurado es un derecho ejercitable por aquellos ciudadanos que reúnan los requisitos que la Ley del Tribunal del Jurado establece, es decir, ser español mayor de edad, encontrarse en pleno ejercicio de sus derecho políticos, saber leer y escribir, ser vecino de la provincia en que es elegido y no estar afectado por discapacidad física, psíquica o sensorial que lo impida.

El desempeño de esta función es un deber para quienes no incurran en alguna de causas de incompatibilidad, incapacidad o falta de requisitos. Por lo tanto, quien haya sido seleccionado para formar parte de un Tribunal del Jurado, podrá ser seleccionado durante los dos próximos años, a contar desde el 1 de enero del siguiente año, mediante un segundo sorteo para formar parte del Jurado para un juicio concreto.

Ahora bien, además de la necesaria concurrencia de los requisitos anteriormente mencionados, la ley recoge algunas causas de incapacidad para ser jurado como pueden ser estar condenado por delito fraudulento sin haber obtenido la rehabilitación, estar siendo procesado, ser acusado en un procedimiento en el que ya se haya abierto juicio oral, sufrir detención o prisión provisional o haber sido suspendidos en un procedimiento penal de un empleo o cargo público, mientras dure dicha suspensión. Así mismo, existen algunas incompatibilidades relativas al desempeño de ciertos cargos públicos e institucionales, pero que por su extensión y rareza no vamos a mencionar.

No obstante, la ley prevé también la posibilidad de excusarse de ser jurado. Estas excusas podrán alegarse solo si nos interesa y consisten en ser mayor de sesenta y cinco años, haber desempeñado efectivamente las funciones de Jurado dentro de los cuatro años precedentes al día de la nueva designación, sufrir un grave trastorno por razón de cargas familiares, desempeñar un trabajo de relevante interés general, cuya sustitución originaría importantes perjuicios al mismo, tener residencia en el extranjero, se militar profesional en activo cuando concurran razones de servicio o alegar y acreditar suficientemente cualquier otra causa que dificulte de forma grave el desempeño de la función de jurado.

La falta de alguno de los requisitos así como la existencia de alguna causa de incapacidad, incompatibilidad o excusa deben ser presentadas los primeros quince días del mes de noviembre mediante reclamación ante el Juzgado decano del partido judicial utilizando para ello el impreso que nos adjuntarán a la notificación. Antes de finalizar dicho mes el juez resolverá dicha reclamación sin que quepa recurso alguno contra dicha resolución.

Por todo ello, podemos concluir que sí estamos obligados pero pudiendo alegar alguna de las causas de falta de requisitos, incapacidad, incompatibilidad o excusa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s